Stephen King: El asesino. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

De repente se despertó sobresaltado, y se dio cuenta de que no sabía quién era, ni qué estaba haciendo aquí, en una fábrica de municiones. No podía recordar nada, ni siquiera su nombre. La fábrica era enorme, con líneas de … Sigue leyendo

Tu voto:

Julio Cortázar: La esfera de los cuentos. Entrevista.

Esta galería contiene 1 foto

¿Con qué libro suyo anterior puede emparentarse más? – Me resulta difícil establecer o hacer así rápidamente un análisis mental de todos mis libros de cuentos anteriores. Yo tengo la impresión de que este libro simplemente agrega una serie de … Sigue leyendo

Tu voto:

Isaac Asimov: Asnos estúpidos. Cuento.

Esta galería contiene 1 foto

Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el … Sigue leyendo

Tu voto:

Isaac Asimov: El mejor amigo de un muchacho. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

-Querida, ¿dónde está Jimmy? -preguntó el señor Anderson. -Afuera, en el cráter -dijo la señora Anderson-. No te preocupes por él. Está con Robutt… ¿Ha llegado ya? -Sí. Está pasando las pruebas en la estación de cohetes. Te juro que … Sigue leyendo

Tu voto:

William Faulkner: Entrevista.

Esta galería contiene 1 foto

-¿Existe alguna fórmula que sea posible seguir para ser un buen novelista? -99% de talento… 99% de disciplina… 99% de trabajo. El novelista nunca debe sentirse satisfecho con lo que hace. Lo que se hace nunca es tan bueno como … Sigue leyendo

Tu voto:

Daniel Defoe: El Diablo y el relojero. Cuento.

Esta galería contiene 1 foto

Vivía en la parroquia de San Bennet Funk, cerca del Mercado Real, una honesta y pobre viuda quien, después de morir su marido, tomó huéspedes en su casa. Es decir, dejó libres algunas de sus habitaciones para aliviar su renta. … Sigue leyendo

Tu voto:

Néstor Valdivia: Tatuada en mi. Poesía

Todas mis tristezas están tatuadas de tu olor, vivo impregnado con tinta de la savia de tu sudor en cada uno de mis poros, en mis ojos negros y mis palmas de dedos fatigados. Me inyectaste con tus líquidos de … Sigue leyendo

Tu voto: