Alfred Bester: Su vida ya no es como antes. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

La chica que conducía el jeep era muy guapa y muy nórdica. Llevaba el pelo rubio recogido hacia atrás en una cola de caballo, pero lo tenía tan largo que parecía más bien la cola de una yegua. Llevaba sandalias, … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: ¿Quiere usted esperar?. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Los hay que siguen escribiendo esos relatos anticuados sobre Tratos con el Demonio. Ya saben, azufre, conjuros y pentagramas; engaños, burlas y ensueños. No saben lo que dicen. El demonismo del siglo veinte es liso y aerodinámico como los ascensores … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: El orinal florido. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

—Concluiremos este primer semestre de Antigüedades —dijo el profesor Paul Muni— con una reconstrucción de la jornada habitual de un habitante de los Estados Unidos de América (nombre que se daba hace quinientos años al Gran Los Angeles) a mediados … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: El hombre Pi. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

¿Cómo decir? ¿Cómo escribir? Cuando a veces puedo ser fluido, delicado incluso, y luego, recupero, pour mieux sauter, eso se apodera de mí. Empuja. Fuerza. Presiona. A veces debo retroceder pero no para saltar no, ni siquiera para saltar mejor. … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: Fuera de este mundo. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Cuento esto exactamente del modo que sucedió, porque yo comparto un vicio con todos los hombres: aunque disfruto de un matrimonio feliz y sigo enamorado de mi esposa, continúo enamorándome de mujeres con las que me cruzo. Me paro en … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: El tiempo es traidor. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

No se puede retroceder ni se puede parar. Los finales felices son siempre dulces y amargos al mismo tiempo. Había un hombre llamado John Strapp; era el hombre más valioso, más poderoso y legendario de un mundo que comprendía setecientos … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: Manuscrito encontrado en una botella de champagne. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Dic. 18, 1979: Todavía acampando en el Sheep Meadow del Central Park. Temo que seamos los últimos. Los exploradores que enviamos en busca de un contacto con posibles supervivientes en Tuxedo Par, Palm Beach y Newport no han retornado. Dexter … Sigue leyendo

Tu voto:

Alfred Bester: Algo ahí arriba me ama. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Estaban esos tres locos, y dos de ellos eran humanos. Yo podía hablar con los tres porque domino idiomas, el decimal y el binario. La primera vez que entré en contacto con los bufones fue cuando quisieron saber todo lo … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: El árbol de oro. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Asistí durante un otoño a la escuela de la señorita Leocadia, en la aldea, porque mi salud no andaba bien y el abuelo retrasó mi vuelta a la ciudad. Como era el tiempo frío y estaban los suelos embarrados y … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: Paraíso inhabitado. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Nací cuando mis padres ya no se querían. Cristina, mi hermana mayor, era por entonces una jovencita displicente, cuya sola mirada me hacía culpable de alguna misteriosa ofensa hacia su persona, que nunca conseguí descifrar. En cuanto a mis hermanos … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: Los relojes. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Me avergüenza confesar que hasta hace muy poco no he comprendido el reloj. No me refiero a su engranaje interior -ni la radio, ni el teléfono, ni los discos de gramófono los comprendo aún: para mí son magia pura por … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: Los chicos. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Eran cinco o seis, pero así, en grupo, viniendo carretera adelante, se nos antojaban quince o veinte. Llegaban casi siempre a las horas achicharradas de la siesta, cuando el sol caía de plano contra el polvo y la grava desportillada … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: La rama seca. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

1 Apenas tenía seis años y aún no la llevaban al campo. Era por el tiempo de la siega, con un calor grande, abrasador, sobre los senderos. La dejaban en casa, cerrada con llave, y le decían: -Que seas buena, … Sigue leyendo

Tu voto:

Ana María Matute: Bernardino. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Siempre oímos decir en casa, al abuelo y a todas las personas mayores, que Bernardino era un niño mimado. Bernardino vivía con sus hermanas mayores, Engracia, Felicidad y Herminia, en “Los Lúpulos”, una casa grande, rodeada de tierras de labranza … Sigue leyendo

Tu voto:

Augusto Roa Bastos: Kurupí. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

—¡MIRÁ, MELITÓN! —dijo la mujer de semblante enfermizo, tendiendo la mano hacia la ventanilla. Su voz se apagó entre el tantaneo de las ruedas. El hombre que venía dormitando a su lado, con las botas cruzadas sobre el asiento frontero … Sigue leyendo

Tu voto:

Augusto Roa Bastos: Bajo el puente. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

POR QUÉ  no come, le dijo taitá. Y el viejo: De noche no. Usted ya sabe, don Chiquito. Si no hay luz sobre mi comida, no puedo comer. Taitá se rió fuerte: Bajen el lampión y pónganle delante, dijo. El … Sigue leyendo

Tu voto:

Augusto Roa Bastos: Chepé Bolívar. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

-¡Ah Chepé Bolívar! ¡Cómo no me voy a acordar de él! -dijo la mujer sentada a mi lado en el camión de carga-. Alto, flaco, patas de pájaro. Siempre emponchado, en invierno y verano, por esas llagas que no se … Sigue leyendo

Tu voto:

Augusto Roa Bastos: Lucha hasta el alba. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Y quedóse Jacob solo, y luchó con él una Persona hasta que rayaba el alba. (Génesis, 32, 24) Tendido en el camastro boca abajo, el muchacho oyó la tos seca del padre, el soplido para apagar la lámpara. Esperó aún … Sigue leyendo

Tu voto:

Ryunosuke Akutagawa: La mandarina. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Fue un día nublado de invierno. Yo esperaba distraído el silbato de partida, arrinconado en un asiento de segunda clase de la línea Yokosuka con rumbo a Tokio. Extrañamente, no había ningún otro pasajero dentro del vagón, que ya se … Sigue leyendo

Tu voto:

Ryunosuke Akutagawa: Blanco. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

1. Una tarde de primavera. Un perro llamado Blanco transitaba en una calle solitaria, olfateando la tierra. A los lados de la calle se veían dos largas hileras de setos con retoños, que dejaban ver a trechos los cerezos florecientes. … Sigue leyendo

Tu voto:

Ryunosuke Akutagawa: La fiesta de baile. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

1. Esto fue en la noche del día tres de noviembre del año 19 de Meiji. Akiko, hija de la familia XX, de 17 años de edad, subía en compañía de su padre, hombre calvo, la escalera de la Casa … Sigue leyendo

Tu voto:

Naguib Mahfuz: Una fotografía antigua. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Una idea, relampagueando de improviso, anunció el fin de su incertidumbre. Surgió cuando sus ojos tropezaron con una vieja fotografía escolar. Estaba preocupado por lo difícil que le resultaba encontrar algo original para la revista: el deber del periodista, la … Sigue leyendo

Tu voto:

Naguib Mahfuz: Pimienta. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

En el café “La Felicidad” hay muchas cosas interesantes. Una de ellas, Pimienta, un chico de doce años o poco más. Su verdadero nombre es Taha Sanqar, pero se le conoce por Pimienta. Está en el café desde las primeras … Sigue leyendo

Tu voto:

Naguib Mahfuz: Jardín de infancia. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

-Papá… -¿Qué? -Yo y mi amiga Nadia siempre estamos juntas. -Claro, mujer, porque es tu amiga. -En clase… en el recreo… a la hora de comer… -Estupendo… es una niña buena y juiciosa. -Pero en la hora de religión yo … Sigue leyendo

Tu voto:

Naguib Mahfuz: El traje del prisionero. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

El Buche, el cerillero, llegaba antes que nadie a la estación de al-Zagazig cuando iba a pasar el tren. Recorría los andenes incomparablemente ligero, ojeando a los clientes con sus ojos pequeños y expertos. Si alguien hubiese preguntado al Buche … Sigue leyendo

Tu voto:

Naguib Mahfuz: El acusado. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Como iba solo en su cochecito, no tenía más aliciente que la velocidad; volaba -en dirección a Suez- sobre una cinta de asfalto ceñida por arenas. En el paisaje nada mitigaba el pálpito de soledad, ni había novedad alguna que … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: Una desnudez salvadora. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Estoy durmiendo en una especie de celda. Cuatro paredes bien desnudas. La luna cuela sus rayos por el ventanillo. Como no dispongo de un mísero jergón me veo obligado a acostarme en el suelo. Debo confesar que siento bastante frío. … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: La boda. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Los invitados que llegaron con la debida puntualidad pudieron ver cómo dos hombres de alguna edad, caminando de espaldas al atrio y viniendo del altar, desenvolvían de un enorme carrete dos cintas blancas que colocaban sobre los espaldares de los … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: La batalla. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

La batalla comenzaría con matemática precisión a las once de la mañana. Los generalísimos de uno y otro ejército se hacían lenguas de la eficiencia y el valor de sus soldados, y de haber confiado en los entusiasmos de los … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: Grafomanía. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Todos los escritores —los grandes y los chupatintas— han sido citados a juicio en el desierto del Sahara. Por cientos de miles este ejército poderoso pisa las candentes arenas, tiende la oreja —la aguzada oreja— para escuchar la acusación. De … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: Unión indestructible. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Nuestro amor va de mal en peor. Se nos escapa de las manos, de la boca, de los ojos, del corazón. Ya su pecho no se refugia en el mío y mis piernas no corren a su encuentro. Hemos caído … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: El Infierno. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Cuando somos niños, el infierno es nada más que el nombre del diablo puesto en la boca de nuestros padres. Después, esa noción se complica, y entonces nos revolcamos en el lecho, en las interminables noches de la adolescencia, tratando … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: La muerte de las aves. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

De la reciente hecatombe de las aves existen dos versiones: una, la del suicidio en masa; la otra, la súbita rarefacción de la atmósfera. La primera versión es insostenible. Que todas las aves —del cóndor al colibrí— levantaran el vuelo … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: La montaña. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

La montaña tiene mil metros de altura. He decidido comérmela poco a poco. Es una montaña como todas las montañas: vegetación, piedras, tierra, animales y hasta seres humanos que suben y bajan por sus laderas. Todas las mañanas me echo … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: El cubo. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Cuando Juan cumplió dieciocho años y se graduó de enfermero, una señora obtuvo para él una plaza en el Hospital Municipal. Con este acto, quiso la señora darle importancia a la vida de Juan, y al mismo tiempo, engrandecer la … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: Natación. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

He aprendido a nadar en seco. Resulta más ventajoso que hacerlo en el agua. No hay temor a hundirse pues uno ya está en el fondo, y por la misma razón se está ahogando de antemano. También se evita que … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: En el insomnio. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

El hombre se acuesta temprano. No puede conciliar el sueño. Da vueltas, como es lógico, en la cama. Se enreda entre las sábanas. Enciende un cigarrillo. Lee un poco. Vuelve a apagar la luz. Pero no puede dormir. A las … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Espantos de agosto. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Llegamos a Arezzo un poco antes del medio día, y perdimos más de dos horas buscando el castillo renacentista que el escritor venezolano Miguel Otero Silva había comprado en aquel recodo idílico de la campiña toscana. Era un domingo de … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: El drama del desencantado. Minicuento

Esta galería contiene 1 foto

…el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Blacamán el nuevo vendedor de milagros. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Desde el primer domingo que lo vi me pareció una mula de monosabio, con sus tirantes de terciopelo pes­punteados con filamentos de oro, sus sortijas con pedre­rías de colores en todos los dedos y su trenza de casca­beles, trepado sobre … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: El último viaje del buque fantasma. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Ahora van a ver quién soy yo, se dijo, con su nuevo vozarrón de hombre, muchos años después que viera por primera vez el trasatlántico inmenso, sin luces y sin ruidos, que una noche pasó frente al pueblo como un … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Muerte constante más allá del amor. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Al senador Onésimo Sánchez le faltaban seis meses y once días para morirse cuando encontró a la mujer de su vida. La conoció en el Rosal del Virrey, un pueblecito ilusorio que de noche era una dársena furtiva para los … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: El ahogado más hermoso del mundo. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Los primeros niños que vieron el promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar, se hicieron la ilu­sión que era un barco enemigo. Después vieron que no llevaba banderas ni arboladura, y pensaron que fuera una ballena. Pero … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: El mar del tiempo perdido. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Hacia el final de enero el mar se iba volviendo áspero, empezaba a vaciar sobre el pueblo una basura espesa, y pocas semanas después todo estaba contaminado de su humor insoportable. Desde entonces el mundo no valía la pena, al … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Un señor muy viejo con unas alas enormes. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Al tercer día de lluvia habían matado tantos cangrejos dentro de la casa, que Pelayo tuvo que atravesar su patio anegado para tirarlos en el mar, pues el niño recién nacido había pasado la noche con calenturas y se pensaba … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Rosas artificiales. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Moviéndose a tientas en la penumbra del amanecer, Mina se puso el vestido sin mangas que la noche anterior había colgado junto a la cama, y revolvió el baúl en busca de las mangas postizas. Las buscó después en los … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: Un día después del sábado. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

La inquietud empezó en julio, cuando la señora Rebeca, una viuda amargada que vivía en una inmensa casa de dos corredores y nueve alcobas, descubrió que sus alambreras estaban rotas como si hubieran sido apedreadas desde la calle. El primer … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: La viuda de Montiel. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Cuando murió don José Montiel, todo el mundo se sintió vengado, menos su viuda; pero se necesitaron varias horas para que todo el mundo creyera que en verdad había muerto. Muchos lo seguían poniendo en duda después de ver el … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: La prodigiosa tarde de Baltasar. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

La jaula estaba terminada. Baltasar la colgó en el alero, por la fuerza de la costumbre, y cuando acabó de almorzar ya se decía por todos lados que era la jaula más bella del mundo. Tanta gente vino a verla, … Sigue leyendo

Tu voto:

Gabriel García Márquez: La siesta del martes. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

El tren salió del trepidante corredor de rocas bermejas, penetró en las plantaciones de banano, simétricas e interminables, y el aire se hizo húmedo y no se volvió a sentir la brisa del mar. Una humareda sofocante entró por la … Sigue leyendo

Tu voto: