Néstor Valdivia: El amor también apesta. Relato corto

  Sofía quería convencerse de que los besos de lengua con mordida de labio y sobada de teta en la Plaza Francia, tenían algo de especial. Que los gatos -pequeñas esfinges inmutables a la llovizna- no lloraban de hambre, sino … Sigue leyendo

Tu voto: