Horacio Quiroga: El infierno artificial. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Las noches en que hay luna, el sepulturero avanza por entre las tumbas con paso singularmente rígido. Va desnudo hasta la cintura y lleva un gran sombrero de paja. Su sonrisa, fija, da la sensación de estar pegada con cola … Sigue leyendo

Tu voto:

Virgilio Piñera: El Infierno. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Cuando somos niños, el infierno es nada más que el nombre del diablo puesto en la boca de nuestros padres. Después, esa noción se complica, y entonces nos revolcamos en el lecho, en las interminables noches de la adolescencia, tratando … Sigue leyendo

Tu voto:

Clarice Lispector: Ruido de pasos. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Tenía ochenta y un años de edad. Se llamaba doña Cándida Raposa. Esa señora tenía el deseo irreprimible de vivir. El deseo se sustentaba cuando iba a pasar los días a una hacienda: la altitud, lo verde de los árboles, … Sigue leyendo

Tu voto:

Edgar Allan Poe: El corazón delator. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía … Sigue leyendo

Tu voto:

Kobo Abe: El diablo. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Un día encontré una ratonera al fondo del armario. Aunque no recordaba haberla comprado en ningún momento, se me ocurrió probarla, pues se percibía la presencia de ratas desde hacía algunos días; la instalé en un rincón de la habitación … Sigue leyendo

Tu voto:

Heinrich von Kleist: La mendiga de Locarno. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

En Locarno, en la Italia superior, al pie de los Alpes, se hallaba un palacio antiguo perteneciente a un marqués, y que en la actualidad, viniendo del San Gotardo, puede verse en ruinas y escombros: un palacio con grandes y espaciosas … Sigue leyendo

Tu voto:

Sin destino

Esta galería contiene 2 fotos

-Los campos (de concentración) no son el infierno. -¿Qué son entonces? Sólo puedo imaginarlo como el infierno. -No puedo imaginar el infierno. -No puedo ver cuál es la diferencia… -El infierno no existe; pero los campos, sí. Uno de los … Sigue leyendo

Tu voto: