Alfred Bester: El tiempo es traidor. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

No se puede retroceder ni se puede parar. Los finales felices son siempre dulces y amargos al mismo tiempo. Había un hombre llamado John Strapp; era el hombre más valioso, más poderoso y legendario de un mundo que comprendía setecientos … Sigue leyendo

Tu voto: