Roberto Arlt: Los bandidos de Uad-Djuari. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Era siempre el mismo y no otro. Cada vez que Arsenia y yo pasábamos por la plaza de Nejjarine, sentado bajo una linterna de bronce, calado al modo morisco que adorna a la fuentecilla del “fondak”, veíamos a un niño … Sigue leyendo

Tu voto: