Charles Bukowski: Una ciudad maligna. Cuento

Esta galería contiene 1 foto

Frank bajó las escaleras. No le gustaban los ascensores. Había muchas cosas que no le gustaban. Detestaba menos las escaleras de lo que detestaba los ascensores. El empleado de recepción le llamó: —¡Señor Evans! ¿Quiere venir un momento, por favor? … Sigue leyendo

Tu voto: